intersport, deportivo, zapatillas, decathlon online, marca baloncesto, zapatillas fila, el corte ingles deportes, zapatillas nike mujer

Tipos de zapatillas deportivas. ¿Cómo evitar lesiones?

CONSECUENCIAS DEL MAL USO DEL CALZADO

Uno de los factores que influye mucho en la diversidad de modelos y diseños de zapatillas deportivas que encontramos en las tiendas, es el uso que se le dará. Cada actividad tiene sus características y por tanto exigencias. El calzado es uno de los elementos que se deberán adaptar a lo que necesitamos y queremos.

Tipos de zapatillas de deporte

En el mundo del deporte existen diferentes disciplinas. Esto quiere decir que las zapatillas que necesitamos para jugar futbol no son iguales que las que usamos para el basquetbol. Según el estilo de deporte serán los niveles de amortiguación o soporte que necesitaremos; esto igual pasa con el diseño y el textil que se usará.

Zapatillas de deporte para fútbol

En este tipo de zapatillas deportivas son muy necesarios unos buenos tacos. Además, debe proporcionar estabilidad y suficiente tacto en los pies. Deben cumplir con la función ergonómica y garantizar flexibilidad y confort.

En su diseño debe garantizarse una rigidez en la parte dorsal del pie (empeine) con más de 1000N en el golpeo del balón.

Zapatillas para running

En las zapatillas running la ventilación es fundamental. Además, debe ofrecer estabilidad y muchísima amortiguación como también control del movimiento, debido a que es un deporte que desgasta muchísimo las articulaciones. Las zapatillas running suelen clasificarse por el tipo de pisadas en: neutros o supinadores.

Calzado deportivo para el tenis

Las zapatillas para este deporte deben tener una buena adherencia y adaptarse perfectamente a los diferentes terrenos. Además, deben aportar mucha estabilidad para poder realizar juegos rápidos.

En terrenos de tierra batida deben tener laterales muy resistentes para soportar el deslizamiento característico en tierra batida y la suela debe tener un diseño especial, basado en surcos, que permita la evacuación correcta de arcilla.

En terrenos de pista dura el zapato apropiado para jugar debe tener una suela lo suficientemente sólida como para soportar la abrasión que provoca la fricción con la pista, una buena amortiguación. Por otro lado, la parte superior del calzado debe ser resistente, para mayor estabilidad en los desplazamientos por la pista.

Sobre césped, el calzado para esta superficie debe proporcionarnos una buena sujeción y que, a la misma vez, no sea agresivo con la hierba así se logrará un mayor agarre a la pista. En la suela, debe haber pequeños gránulos que impidan patinar.

Zapatillas de baloncesto

Las zapatillas para el baloncesto necesitan una muy buena amortiguación y adherencia. Por otro lado, deben sujetar muy bien los tobillos porque en este deporte las lesión y los esguinces y otro tipo de distorsiones son muy frecuentes. Además, al ser altas proporcionan un mayor dinamismo.

Este calzado presenta un diseño de espiga que permite que el pie tenga una mejor tracción. En cuanto a la suela, son duras debido al tipo de terreno en el que se juega.

Zapatos para el trekking

En este caso el calzado debe ser de tipo ligero y ser compatible con todo tipo de superficies, sobre todo en aquella donde haya mucha humedad. Debe garantizar la seguridad del pie hasta los niveles del tobillo. Es por esto que este tipo de calzado debe llevar una puntera de goma reforzada para proteger los dedos, una talonera que proteja la parte trasera del pie, y protecciones laterales y de empeine.

Deben garantizar, estabilidad, agarre, transpirabilidad e impermeabilidad.

Zapatos de golf

Estos deben cumplir una serie de requisitos. La suela debe de ser resistente para soportar las jornadas de juego y el calzado debe fabricarse con materiales nobles que faciliten la impermeabilidad y la transpiración. Los zapatos de golf deben ser flexibles para facilitar la movilidad. En algunos modelos la suela presenta clavos lo que les permite adaptarse a determinados tipos de terreno.

Zapatillas deportivas para entrenamiento

Dentro del ejercicio del deporte también se encuentran aquellas prácticas diferentes a la práctica de una disciplina profesional. Estos ejercicios físicos como el entrenamiento también necesitan de calzados especiales.

Cuando se realizan caminatas el pie necesita una amortiguación amplia para absorber cada choque, sobre todo en el talón. La parte superior debe ser suave. La suela debe ser curva para permitir el deslizamiento natural del pie en la caminata.

En las actividades aeróbicas (tanto en zapatillas de hombres como zapatillas de mujer) se necesita un calzado ligero para evitar la fatiga y que absorban el choque adicional. Además, debe contar con amortiguación adicional en la suela, debajo de la bolsa del pie o área metatarsiana. En otros deportes se requiere estabilidad y flexibilidad para el movimiento.

Los zapatos para trotar deben proporcionar amortiguación, flexibilidad, control y estabilidad en la parte del talón. Además de ser ligeros.

Lesiones por el Uso del Calzado Inadecuado

Una de las características que debe tener una zapatilla es la de adaptarse a la forma del pie.  Cuando usamos una zapatilla inadecuada las consecuencias para la salud del cuerpo son negativas. Esto llevará a la disminución del rendimiento de la persona, como la realización de lesiones y molestias en la piel.

Cuando el calzado es muy estrecho o grande puede provocar lesiones como la tendinitis, dolor en el talón, inflamación de los músculos, fracturas por fatiga, y síndrome de sobrecarga.

El uso de un zapato incorrecto también ocasiona deformaciones como la desviación lateral del primer dedo. El usar suelas con poca absorción de impacto produce fracturas por estrés, lo que se traduce en metatarsalgias y cojera. Por otro lado, el exceso de amortiguación ocasiona tendinitis aquilea.

El zapato grande provoca fascitis plantar y los muy altos derivan en esguince de tobillo. Los uñeros y várices también son consecuencias de un mal calzado y de la ausencia de higiene. Las lesiones más frecuentes aparte de los esguinces, la fractura del metatarsiano por sobrecarga, tendinitis, distensión en la musculatura femoral posterior.

La piel también se afecta cuando se usa un zapato inapropiado. Las afecciones se ven cuando aparecen ampollas e hiperqueratosis.

Como hemos analizado cada zapato responde a un tipo de actividad específica. Al conocer los tipos de calzado, podemos elegir mejor qué modelo queremos.

Te puede interesar

Deja un comentario